viernes, 9 de diciembre de 2016

Iñaki Calvopiña: Spotting en Esmeraldas.

Desde Esmeraldas, nuestro amigo Iñaki nos comparte su colección de fotos. 

 Vista de cerca del L-100 de la FAE capturado por Iñaki.

Aviones de la escuela de vuelo West Pacific Flight Academy que opera en Tachina. 

Desde Guayaquil los vuelos de Tame operan con ATR-42. 

Una muestra de la actividad en el aeropuerto de Esmeraldas. 

La presencia de la aviación militar en Esmeraldas es importante. 

 Tame es la única aerolínea que opera a Esmeraldas.

Vista de la cabina de un ATR-42 de Tame en Esmeraldas. 

Los colores de la Tricolor en la cola de un Casa de la FAE. 

Esmeraldas es conocida como la "Provincia Verde" y esta foto lo confirma.

Cuando hablamos de spotting en nuestro país muchas veces se nos viene a la mente los aeropuertos principales como Quito, Guayaquil, Manta, y Latacunga.  Estos se destacan por tener tráfico internacional de pasajeros y carga.

Sin embargo, hay otros aeropuertos en nuestro país que a pesar de no tener la densidad de tráfico son muy interesantes para ir de spotting y admirar su actividad.  Este es el caso del aeropuerto de Esmeraldas, también conocido como Tachina.

En este reportaje les presento una muy interesante colección de fotos de la actividad diaria del aeropuerto de Esmeraldas. Esta colección es trabajo de un spotter cuyo trabajo tal vez lo conozcan: Iñaki Calvopiña.

Iñaki es nacido en España pero reside en Ecuador desde hace unos años.  Apasionado de la aviación, el actualmente estudia para ser piloto, y también se dedica al spotting.  Tuvimos la oportunidad de conocer a Iñaki en uno de nuestros eventos de spotting en el Aeropuerto de Quito en el 2015, y desde ahí se ha vuelto uno de los spotters más reconocidos del Ecuador ya que constantemente nos comparte sus fotos por medio de Twitter y Flickr.


 Vista de un ATR-42 de Tame.

Vista de las tropas de la FAE subiendo al Hércules. 

Esta imagen habla un poco de la ubicación geográfica del aeropuerto, y lo atractivo que resulta para fotos. 

Aviones de aviación general privados se ven en Esmeraldas. 

Vista de la operación diaria de WPFA. 

Breve reseña sobre el aeropuerto.

El aeropuerto que sirve a la ciudad de Esmeraldas y a la provincia verde en general es el Aeropuerto Coronel Carlos Concha Torres (Código IATA: ESM Código OACI: SETN).  Este aeropuerto está localizado en Tachina, a 3 kilómetros al este de la ciudad de Esmeraldas.  Anteriormente el aeropuerto se llamaba General Rivadeneira, pero tras la remodelación en el 2013 el aeropuerto cambió de nombre.

A este aeropuerto hay vuelos diarios de Tame desde Quito y Guayaquil, y vuelos regulares de la empresa petrolera estatal PetroAmazonas / PetroEcuador.  Tachina es considerado un aeropuerto interfronterizo, pues desde aquí también hay vuelos a Cali con Tame.
Vuelos militares de la Fuerza Aérea Ecuatoriana y de otras ramas de la FFAA son comunes en Tachina.  A parte de esto, ay una gran actividad de vuelos de aviación general ya que la escuela de vuelo West Pacific Flight Academy opera desde aquí.

El aeropuerto Coronel Carlos Concha Torres es el sexto aeropuerto del Ecuador ya que sirve a la ciudad de Esmeraldas que es puerto y el lugar donde se encuentra la refinería de petróleo.  Debido a la cercanía de playas y balnearios, muchas personas usan este aeropuerto para turismo.  La presencia de la aviación de las fuerzas armadas es constante por la cercanía a la frontera y por estar junto al océano.

Vista del Piper Aztec, HC-CIQ de West Pacific. 

Vista del hangar de WPFA. 

El Cessna Citation del Instituto Geográfico Militar (IGM) del Ejército Ecuatoriano. 

Vista de la actividad de aviación civil y militar. 

Uno de los aviones de WPFA en vuelo de entrenamiento. 

El Sabreliner de la FAE visto en Tachina.

Tras el terremoto del 16 de abril, el aeropuerto de Esmeraldas fue clave para que varias aeronaves tanto militares como privadas ayuden trayendo víveres y ayuda humanitaria a los damnificados.

El aeropuerto de Esmeraldas es sin duda muy simpático para fotos.  El aeropuerto es rodeado por un rio al oeste, y con el Océano Pacifico al norte.  Entre Tachina y Esmeraldas hay una serie de lomas y montañas con casas que brindan un fondo y un contexto interesante para fotos.  Además, el color verde del terreno brinda color a las fotos.  En los atardeceres el cielo brinda un show de colores impresionante.

Sin más, comparto con ustedes está muy interesante colección de fotos del aeropuerto Coronel Carlos Concha Torres gracias a nuestro amigo Iñaki.  Espero que les guste y como siempre, sus comentarios y preguntas son bienvenidos.


El Lockheed L-100 (C-130) de la FAE se ve con frecuencia en Tachina. 

Una toma para los fans del Hércules. 

El Sabreliner de la FAE despegando. 

 Un Casa CN-295 de la FAE visto en una mañana soleada.

Vista frontal del imponente Hércules. 

La cabina del FAE-893. 

La cabina del Rockwell Sabreliner de la FAE. 

Vista del avión presidencial. 

Colores interesantes al caer el sol. 

El Hércules despegando.  Se ven los "Corkscrews" o espirales en las hélices debido a la humedad del ambiente. 

Un ATR-42 de Tame con rumbo a Guayaquil. 

El Casa de la FAE tomando un descanso. 

Otra toma del Hércules despegando. 

Vista de frente del Casa. 

Los aviones del Ala #11 de transportes de la FAE entre los que se encuentran los Hércules y Casa CN-295 fueron claves para el transporte de ayuda humanitaria tras el terremoto del 16 de abril. 

2 aviones a hélice en Esmeraldas. 

El L-100 llegando. 

Otra toma del L-100. 

Vista artística del Citation del IGM. 

Acercamiento de la cabina del FAE-893. 

Un A319 de Tame al atardecer.

Para ver más fotos de Iñaki te invitamos a visitar su galería en Flickr (https://www.flickr.com/photos/139882118@N08), y a seguirlo en Twitter (@iccparla).


jueves, 20 de octubre de 2016

Día internacional del ATC.

Hoy, 20 de octubre se celebra el día internacional del Controlador de Tráfico Aéreo. 

La torre de control de un aeropuerto es el ícono del lugar de su trabajo. Aquí se ve la torre de Catamayo en Loja.

Vista del radar de control de Guayaquil. Esta imagen habla de como la navegación aérea es un trabajo conjunto entre pilotos y controladores de tráfico aéreo.

El radar del control de aproximación, herramienta clave para los ATCs.  Este se encuentra en Monjas.

La aviación mundial crece diariamente de manera proporcional a su demanda.  Al hablar de aviación, lo primero que se nos viene a la mente es la comercial, lo que comprende principalmente aviones comerciales de pasajeros.  Sin embargo, existen muchas otras ramas de igual importancia entre las que se encuentra la aviación corporativa, militar, general, escuelas de vuelo, taxi aéreo, evacuación médica,  servicio de fumigación, recreativa, experimental,  helicópteros, entre otros que al igual que la comercial, crecen constantemente.

Cuando se habla de las carreras en la aviación, generalmente se piensa en ser piloto o tripulante de cabina.  Sin embargo, existen cientos de otras carreras en esta industria de igual importancia y que juegan un papel clave en la aviación.  A nivel mundial, actualmente 9.9 millones de personas trabajan directamente en la industria de la aviación.  Este dato es según la ATAG (Air Transport Action Group ), y excluye a las carreras de turismo que están vinculadas a la aviación.  Este es un número en constante aumento.

Si bien cada carrera en esta industria es clave para su funcionamiento, existe una carrera de la cual la aviación mundial depende directamente ya que es un eslabón importante en esta gran cadena: Esta carrera es la de Controlador de tráfico aéreo.

Los controladores, también conocidos como ATCs por sus siglas en inglés son las personas que “están en la torre de control”, por así decir.  Esto es parcialmente cierto, ya que no solo en la torre de control se ejerce esta carrera.


No todos los controladores están en la torre. Esto es en el centro de control de aproximación en Monjas.  Desde aquí solo se ven a las aeronaves por la pantalla del radar.

Además de las torres de los aeropuertos principales, existen aeropuertos donde solo existe el servicio de información.  El resto de controladores se encuentran en los centros de control.  En estos centros se encuentran las antenas de los radares que constantemente están girando para detectar la posición de diferentes aeronaves.  Esta información se despliega en la pantalla donde los controladores observan los movimientos de las aeronaves y se aseguran que estas puedan llegar de manera segura de un lugar a otro.

Cada país cuenta con varias dependencias de control las cuales han sido divididas para cubrir de manera específica todo el espacio aéreo.  Todo esto se hace siguiendo normas internacionales de la OACI (Organización de Aviación Civil Internacional).  Por supuesto, cada país tiene su propia autoridad aeronáutica, con sus respectivas regulaciones.  En el  Ecuador, el control de tránsito aéreo es manejado por la Dirección General de Aviación Civil (DGAC), la autoridad aeronáutica.

Muchos piensan que la navegación aérea depende 100% de los pilotos y no comprenden verdaderamente el rol que  juegan los ATCs.  Hay que considerar que varios factores como la meteorología, fenómenos naturales como erupciones volcánicas, otras aeronaves, ejercicios militares, accidentes geográficos, regulaciones aéreas, y desconocimiento de la zona son pocos de tantos factores que pueden afectar la navegación.  Los controladores se encargan informar sobre las situaciones,  autorizar maniobras, guiar a los pilotos, supervisar la navegación, y garantizar una operación segura.   Es el trabajo en conjunto entre pilotos y ATCs que garantiza una operación segura y eficaz.

A pesar que el cielo es un lugar muy grande, existen zonas de mayor tráfico aéreo por la cual cientos de aviones están volando a la vez.  En estas zonas el control es más crítico ya que se debe organizar el flujo de aeronaves de una manera específica para evitar colisiones entre las aeronaves y contra el terreno.  Esta enorme responsabilidad cae directamente sobre los ATCs, ya que un error puede ser fatal;  Una colisión en el aire no solo acabaría con las vidas de las personas en las aeronaves, sino de la gente en tierra.

El constante crecimiento de la demanda de servicios aéreos hace que los operadores sean más competitivos, y la puntualidad es clave para la satisfacción de los pasajeros.  Esta es otra causa de presión para un controlador.  En aeropuertos de mucho tráfico una operación puntual es un verdadero reto.  Un error en planificación o factores externos como la meteorología puede causar retrasos de horas.  En países de 4 estaciones el invierno causa un sinnúmero de vuelos retrasados o cancelados, lo cual desata una reacción en cadena con graves repercusiones.

El centro de control de Monjas monitorea el espacio aéreo del TMA de Quito, 40 millas náuticas a la redonda de Monjas.

Vista de la torre de control de Guayaquil. 

Vista de la torre de Fort Lauderdale en Florida. 

Las torres de control deben ser altas para ver todo el aeropuerto y la zona de aproximación. 

Programas como Flight Radar 24 dan una idea de lo concurrido que son los cielos en ciertas partes. 


Es por eso que la profesión de ATC es la profesión más estresante del mundo.  Quienes ejercen esta carrera deben ser personas con un profundo control de sus facultades, ordenadas, dispuestos a trabajar bajo una intensa presión, y tener la habilidad de pensar rápido.  Esta carrera no es para todos, y poder ejercerla requiere mucha concentración, dedicación, habilidad, criterio, conocimiento, y talento.

Para reconocer la labor de los ATCs, el 20 de octubre se celebra el día internacional del controlador de tráfico aéreo a nivel mundial.  En Ecuador también se celebra este día, y por este motivo presentamos este homenaje a nuestros amigos controladores.

Como parte de este homenaje me gustaría presentarles una entrevista a una controladora de tráfico aéreo de nuestro país.  Liz Aldas es una joven controladora de tráfico aéreo, y nos cuenta un poco sobre su profesión.  Con esto, espero que puedan conocer lo que comprende esta interesante y compleja carrera directamente de una ATC.


Una foto de nuestra amiga Liz Aldas, controladora de tráfico aéreo.  Foto de su colección.

EAP: ¿Cuál es tu cargo y cuánto tiempo trabajas como controladora?

LA: Soy Controladora de Aproximación por Procedimientos, actualmente estoy trabajando en la Gestión de Tránsito Aéreo Nacional y ya tengo 10 años en esta apasionante profesión.

EAP: ¿En qué dependencias de control has trabajado?

LA: En Guayaquil, en la torre de control (SEGU) y en el Centro de Control de Área (FIR SEFG), luego trabajé en la torre de control de Antiguo Aeropuerto (SEQU) durante 3 años y después nos trasladamos al nuevo Aeropuerto Mariscal Sucre de Quito (SEQM) donde controlé por 2 años; obviamente durante estos periodos cumplí comisiones de servicio en los diferentes aeropuertos del país, como en Latacunga, Cuenca, Lago Agrio, Macas, y en varias ocasiones en Taisha.

EAP: ¿Por qué elegiste esta carrera?

LA: Realmente fue amor a primera vista.  No sabía que estudiar, de hecho iba seguir medicina, pero siempre estuve en el medio, debido a que mi papá cumplía funciones administrativas en la aviación; en una ocasión fui a las instalaciones de la Escuela Técnica donde me mencionaron la carrera y hago énfasis en esto porque no tenía ni idea de que se trataba, a pesar de estar cerca del medio de la aviación.  Cuando leí el prospecto me enamoré de esta profesión, al descubrir que existen ojos y voces que te guían durante todas las fases de vuelo, es apasionante mi carrera todos los días aprendes algo nuevo. La amo.

EAP: De otras carreras de aviación que son un poco más populares en el medio como ser tripulante de cabina o piloto, ¿qué fue lo que te llamó más la atención de la carrera de controlador de tráfico aéreo?

LA: La esencia, la agilidad, las destreza de un controlador para pensar y emitir una autorización de vuelo; administras no solo el espacio aéreo y los aviones que se encuentran ahí, sino también los que están en tierra, en las plataformas y todo lo que se encuentra en el área operacional del aeropuerto.  

EAP: ¿Qué es lo más gratificante de esta carrera?

LA: Lo más gratificante es el sentimiento del deber cumplido, saber que en cada operación segura, ágil y eficiente lograste acortar distancias entre familias, llevar carga importante a cada rincón del mundo, recibir por parte de las tripulaciones palabras de aliento como “excelente trabajo” y saber que eres la primera voz ecuatoriana en recibir a una tripulación de vuelo y la última voz ecuatoriana que escuchan con un “Buen Viaje hasta la vuelta….”   

EAP: ¿Sientes que haces una diferencia con tu trabajo y amor a esta carrera?

LA: Definitivamente.  Trabajar con amor es ponerlo todo a pesar de las adversidades que tenemos en casa, cada uno de nosotros y hablo por todos mis amigos, compañeros y colegas son especiales, grandes profesionales que ponen el alma en esto todos los días.  Uno se juega mucho y se expone bastante debido a los diferentes horarios en las que trabajas (turnos), los horarios de alimentación no los tenemos establecidos, y en el hogar debemos tener quien nos comprenda porque somos bastante tercos…. debido a que estamos acostumbrados a que las cosas se las hagan como uno pide, es por nuestra formación, no porque seamos egoístas... sino porque está latente el amor a mi carrera.

EAP: ¿Cómo le explicas a la gente que no sabe cuándo te preguntan a lo que te dedicas?

LA: De verdad que siempre nos confunden con otros servicios del aeropuerto; lo que hago, es ampliar los conocimientos en nuestro campo de carrera debido a que lamentablemente en nuestro país hay falta de cultura aeronáutica, así que no los culpo.  Además que a mí me apasiona hablar del Control, así que empiezo por pedirles que vean al cielo… les explico que por ahí cruzan muchas carreteras, llamadas aerovías que es por donde se encaminan las aeronaves para dirigirse a su destino y que las personas encargadas de guiar, separar y brindar todas las facilidades a las aeronaves a en todas las fases de vuelo somos los Controladores de Tránsito Aéreo. 

EAP: ¿Qué se siente saber que miles de vidas dependen de ti?

LA: Bendecida, estoy agradecida con Dios que tengo la convicción que él nos elige para desempeñarnos en este maravilloso trabajo para guiar los cientos de aeronaves que a diario tenemos bajo nuestra responsabilidad. Él es quien nos ha dotado de maravillosos dones como la mente espacial, manejar el estrés en un trabajo bajo presión y mantener la agilidad al hablar con buen timbre de voz, para que todos los vuelos sean seguros, ordenados y eficientes. Es maravilloso.

EAP: La carrera es muy sacrificada y de mucha responsabilidad y estrés.  De hecho es la carrera más estresante del mundo y la carrera con el mayor índice de divorcios y suicidios en el mundo.  En tus años trabajando como controladora, ¿te arrepientes de haber elegido esta carrera?

LA: Jamás me arrepentiría…. de casarme si… estoy bromeando, pues si tienes razón en ello.  Lamentablemente como toda pasión tu corazón sufre altibajos durante la carrera, y debes tener un corazón fuerte.  Todos los controladores hemos tenido momentos críticos, pero a diferencia de otras profesiones tu familia se vuelve el control.  Con tus compañeros compartes alegrías, tristezas, crisis, como todo ser humano; y ahí estamos.  Nos hemos visto todos en muchas fases como el enamoramiento, el matrimonio, la bendición de tener hijos, el divorcio, o la pérdida de seres queridos que a la final terminan siendo cercanos a ti porque a veces son padres de compañeros con los que estudiabas y frecuentabas su casa. El controlador es una persona muy compleja porque en casa es introvertido y en él trabajo es diferente debido a que está en su hogar por así decirlo, en casa nadie entiende de aviones… y no tienes otra opción que hablar de otro tema … debes encontrar alguien que te ame, acepte y comprenda tu profesión.    

EAP: Habiendo tanta gente que no sabe qué carrera elegir, ¿recomendarías esta carrera a futuros profesionales? ¿Qué aconsejarías a los bachilleres?

LA: Que si quieren ser controladores lo hagan por amor al trabajo, a la profesión, no porque no tienen opción o porque un familiar les dijo que es “chévere”.  Esto se trata de pasión de esfuerzo y sacrificio, de lágrimas en el andar porque demanda mucho de ti, física y mentalmente. Que elijan esta carrera por convicción propia porque así lograrán ser los mejores profesionales en esta carrera.  

EAP: ¿Dónde puede uno seguir la carrera de Controlador de Tráfico Aéreo?

LA: En la Escuela Técnica de Aviación Civil.  Disponemos de un Simulador Virtual de Tránsito Aéreo de última generación, que ubica a la Escuela Técnica de Aviación Civil como líder a nivel latinoamericano en la capacidad de ofrecer formación y capacitación de Controladores de Tránsito Aéreo, siendo fundamental las simulaciones de operaciones aéreas, mediante escenarios de entrenamiento, capacitando al personal para enfrentar situaciones emergentes, fomentando la conducción de las operaciones aéreas de una manera segura, ordenada y eficiente, de acuerdo con las normas y procedimientos establecidos por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

Agradecemos a Liz por compartirnos un poco de su experiencia en esta carrera.

Si es que esto les pareció interesante, les comento que existen otras maneras de poder vivir de cierta manera la experiencia de un ATC.  Páginas de internet como Flight Radar 24 (www.flightradar.com), Flight Aware (www.flightaware.com), y Live ATC (www.liveatc.com) permiten ver o escuchar en tiempo real los movimientos de aeronaves y sus comunicaciones con las dependencias de control en tiempo real.  Lastimosamente, en estas páginas no aparecen todas las aeronaves en vuelo, pero ayuda a dar una idea la cantidad de aeronaves que vuelan por el mundo a diario y ayuda a entender lo compleja de esta carrera.

A pesar que no se ven todas las aeronaves del mundo, esta imagen habla un poco de la cantidad de aeronaves que hay volando cada segundo, y por lo cual el trabajo de los ATCs es tan complejo.

Esperamos que este especial reportaje les haya enseñado un poco de lo que comprende esta fascinante y compleja carrera, y que haya motivado a los futuros profesionales a seguir una carrera diferente en la aviación.  Comparto con ustedes un poco de imágenes sobre este interesante tema.

La torre de control de Manta que colapsó durante el terremoto del 16 de abril.  Esto cobró la vida de un ATC. Hoy también le rendimos homenaje.

Vista de la torre de supervisión de la pista "Polderbaan" en Schiphol, aeropuerto de Ámsterdam. 

Vista de la torre de control del aeropuerto de San Cristóbal en Galápagos. 

Vista del arduo trabajo que se realiza a diario.  Esto era en la torre del antiguo Mariscal Sucre. 

Vista de la torre de control de Miami, un espacio aéreo muy concurrido. 

Agradecimientos: Liz Aldas.
Fuentes: Air Transport Action Group www.atag.org