miércoles, 22 de febrero de 2012

Una nota diferente

Mi primera foto, un 747-400 de Lufthansa en Bogotá.

Espero que hayan tenido un buen inicio de año y que este 2012 (a pesar de estar un poquito avanzado ya) sea de muchas felicidades y éxitos para todos.

Se que muchos se preguntaran “¿Qué pasó que no han habido novedades?”  Pues bien dice el dicho “No estaba muerto, andaba de parranda” (Bueno fuera que sea parranda pero no).  Lo que pasa es que diciembre siempre es un mes ocupado para todos, y es un mes que pasa volando.  Además de estar enterrado en trabajo en Quito, durante enero estuve de trabajo en Galápagos y por ende ando totalmente desconectado del mundo de la aviación.

Pero bueno, no he dejado la afición ni el blog, simplemente han sido meses complicados y confío que este año el blog tendrá muchas novedades y sorpresas.  Entre las sorpresas que tengo planificadas para ustedes, y ya que el clima en Quito no ha permitido una sesión de fotos sin lluvia o mala luz, aproveché el feriado para compilar y presentarles una nota diferente que para algunos les va a resultar interesante, para otros un poco nostálgica.

Muchas personas me han preguntado sobre mis inicios, y de dónde nació mi afición por la fotografía de aviación.  Como “Una imagen vale mil palabras” en esta ocasión les presento una colección de fotos “Scaneadas” de mis días cuando no habían cámaras digitales, y mi posterior evolución hacia la fotografía digital para que tengan una idea de los orígenes de lo que hoy es Ecuador Aviation Photography.  Espero que les guste esta nota “Retro”.

Visto en el aeropuerto de La Guardia en Nueva York, un 727-200 de American Airlines con Manhattan de fondo.

Visto en Houston un 727-200 de Continental.

Los orígenes.

No estoy seguro cuando ni de donde originó mi pasión por la aviación (bueno aclaremos: en mi caso primero vino la pasión por los aviones.  Mi pasión por la aviación vino después).  No se si lo heredé ya que mi madre fue tripulante de Saeta y Ecuatoriana y ella amaba volar o si se desarrolló sola.  De todas formas, mi recuerdo más temprano de este amor por los aviones es la imagen de los aviones de Eastern en los cuales viajé desde cuando tenía 6 meses. Para mí en lo personal, no había mejor sensación que viajar en avión.

Paralelamente desde temprana edad desarrollé un gusto por las cámaras de fotos (y posteriormente cámaras de video) ya que me parecía mágico, casi milagroso que esos aparatitos puedan grabar imágenes para repetir una sensación una y otra vez.  Nunca se me ocurrió que podría pasar si sumaba mi amor a los aviones y mi amor a las cámaras.

En 1994 tenia 10 años apenas, y mis oportunidades de ir al aeropuerto a ver aviones eran muy bajas ya que nadie me quería acompañar y tampoco tenía la potestad de irme por mi cuenta.  Cuando en el auto se pasaba junto al aeropuerto era común verme pegado al vidrio como un peluche de Garfield.  Lastimosamente estas pasadas junto a la reja del aeropuerto eran muy “De vez en nunca” y solamente duraban pocos segundos.

Visto en Panamá, un DC-8 de LanChile Cargo.


Como en esos días no existía el Internet, mis recursos para ver fotos de aviones eran extremadamente limitados. Mi objetivo era tener fotos de aviones para admirarlas ya que ver una foto de un avión provocaba una sensación espectacular difícil de describir.  Quería tener fotos de aviones que adornen mi cuarto, pero solo los libros y revistas eran mis fuentes para ver fotos de aviones.  Las revistas se podían recortar, los libros no y por eso, el poder ver un avión de cerca, y poder fotografiarlo era un momento verdaderamente memorable que debía inmortalizar.


En 1994 llegaron las vacaciones y con estas vino un viaje al exterior.  Mi viejo me había regalado una cámara desechable Kodak subacuática ya que el viaje ofrecía oportunidades de playa.  En esa época Lufhansa había suspendido su frecuencia a Quito, y al 747 se lo podía ver en Bogotá.  A mi paso por Bogotá tuve la oportunidad de ver de frente y de cerca al 747-400 de Lufthansa.  Esto no solo fue una novedad para mí ya que poco tiempo antes de mi viaje Lufthansa había hecho su vuelo inaugural a Bogotá con el 747-400.  Ese día de Julio de 1994 tomé mi primera foto y empezó mi afición por la fotografía de aviación.

Canadian con un A320 en La Guardia.

Un 747-200 de Air France en Miami.

Un 727 de American.  En este viajé de Nueva York a Miami.

Por suerte, 1994 me permitió otra oportunidad de viajar al exterior nuevamente.  El destino: Nueva York y Miami.  Para este entonces mi cámara desechable Kodak ya había agotado su rollo, y en vez, mi viejo me prestó una verdadera maravilla de cámara: Una Rollei 35.  Mi viejo había comprado esa cámara en los 60s y en su época esa cámara era la equivalente de una Canon Elph o una Nikon Coolpix ya que era compacta y fácil de usar (Ojo que en aquella época NADA era automático).  En ese viaje solo quería tomar fotos de aviones y aprendí lo básico sobre apertura y velocidad ya que la cámara tenía un pequeño fotómetro incorporado.  Las fotos salieron “mas o menos”, considerando que no tenia nada de experiencia, y que la cámara no tenia zoom.

Esta camarita fue mi compañera nuevamente en 1995 cuando visité Nueva York y Miami.  Nuevamente pude sacar fotos de aviones las cuales algunas salieron buenas, y otras no.  Todavía no se iba desarrollando el “ojo fotográfico”.

Un MD-80 de American en Miami al atardecer... intentaba hacer una foto artística con el sol... Mas o menos salió.

Una vista del aeropuerto de Quito en 1995.  Se ven algunos difuntos: Servivensa, MillionAir, Challenge Air Cargo, y Saeta.  Se ve también un DC-10 de Iberia.

La feria de la FAE en 1996.


1998 - 2001

Para 1998 ya tenía cámara propia: Una Olympus Infinity Stylus que compartía muchas características de la Rollei 35: Era pequeña, compacta, sin zoom, solo que esta era automática y no tocaba pasar la foto manualmente.

Las ferias de la FAE eran ofrecían oportunidades fantásticas de tomar fotos ya que las ferias permitían tomar fotos de las cabinas de los aviones y de los aviones por fuera. Al estar dentro de la base aérea uno también podía aprovechar para tomar fotos de los aviones que taxeaban o despegaban.  Lo malo de las ferias de la FAE era que era difícil sacar fotos de los aviones sin que se cruce alguna persona, o que se vean piernas saliendo por detrás del avión.

A pesar de que la Olympus era una linda cámara y me servía para otras cosas, lastimosamente necesitaba un poco de zoom.  Al poco tiempo me robaron la Olympus y me quedé sin cámara.  Nuevamente le molestaba a mi viejo para que me preste su cámara más grande, una Nikon FE.  Esta cámara ya era mas avanzada que la Rollei y la Olympus, y lógicamente era mas pesada lo cual la hacia mas difícil de operar.  Sin embargo, poco a poco me fui acostumbrando.

La ventaja de esta cámara era que también se la podía adaptar a un telescopio lo que para mi fue un sueño hecho realidad ya que se podían tomar fotos desde mi casa.  El pequeño problema era que demasiado zoom (60X) oscurecían a las fotos demasiado.  Al oscurecerlas demasiado tocaba bajarle la velocidad de apertura y ergo, las fotos salían movidas.  Fueron muy pocas las fotos rescatables de esa sesión de fotos.

En vez opté por hacer lo que 9 de cada 10 fotógrafos de aviación hacen: ir a la reja del aeropuerto para encontrar aviones despegando y aterrizando.  Para cuando tenía 16 años ya podía tomarme unas horitas de mi día para ir a la reja.  Aquí pude perfeccionar mi técnica, pero había un pequeño problema: Los rollos se acababan rápido, y comprar rollos y revelarlos costaba plata.  Esto me ayudó a limitarme y solo disparar en oportunidades que valían la pena.

Mi mejor foto de 1998: El HC-BSC.  Esta foto ya ha sido mostrada en EAP.

Despues de un viaje a Galapagos en el 2000: La cabina del HC-BZR de Tame.

Un Sabreliner en la feria de la FAE.

En la feria de la FAE del 2000:  El FAE 893, un Lockheed L-100 (Hercules).

Los Avro (HS-748) con colores de Tame en el 2000.

Un Lockheed L-10-11 de Fine Air aterrizando por la 17 en Junio del 2001.

El Dornier Do328 que temporalmente estuvo reemplazando al HC-BXO.

El HC-BSC haciendo tomas y despegues.

Saereo y su Beech 1900C, la HC-BVN.

Icaro Express con las Beech 1900D.

Un A300 de Iran Air en Frankfurt.

Un 757 de UPS con los colores anteriores.

Un A320 de Aces en Bogotá.

2002 – 2006

Para el 2002 me habían regalado por navidad una Canon Sure Shot 85 Zoom.  No era una maravilla de cámara, de hecho era una cámara muy sencilla para el tipo de fotografía que quería hacer, pero me permitió tomar bastantes fotos.  Una cámara más avanzada me iba a costar más plata, así que con esta cámara con 85mm de zoom estaba bien.

Esta cámara me acompañó a muchos lugares, eventos, y a muchas sesiones de fotografía.  Lastimosamente esta cámara tenía un pequeño problema con el visor, y siempre los aviones salían muy abajo, o partes del avión salían cortadas.  A pesar de que esta falla me arruinaba las fotos, nunca se me ocurrió cambiar a una cámara mejor, lo cual hubiese sido lo ideal.
Desde siempre mi hermano menor me acompañaba siempre a tomar fotos y poco a poco desarrolló el gusto por la fotografía de aviación, pero no fue hasta el 2003 que empezó a llevar su cámara y tomar sus propias fotos.  El tenía una cámara igual a la mía, la Canon Sure Shot 85 con las cuales desde el primer día tomaba buenas fotos.

En el 2003 tuve un accidente el cual me dejó inmóvil por 4 meses.  Durante ese tiempo que coincidió que era durante vacaciones, mi hermano iba casi a diario a tomar fotos en la reja, y poco a poco fue mejorando su técnica.

A diferencia de mí que tenía otro hobby en el cual me gustaba dedicar mis mesadas mi hermano empezó a dedicar sus mesadas en comprar una cámara mejor, y se digitalizó mucho antes que yo.  Para fines del 2003 el tomaba fotos con una Olympus C-740, y se había vuelto un popular fotógrafo en Planepictures.net.

En ocasiones hice uso de la cámara de mi hermano para tomar algunas fotos, pero en general seguí tomando fotos con la Canon.  Por un tema nostalgico y a pesar de las ventajas de la cámara digital no estaba 100% convencido de comprarme una.  Cuando viajé a Argentina para estudiar fue cuando cambié de parecer  ya que en Aeroparque me pasaba bastantes horas de mi tiempo libre.  Ahí me di cuenta que una cámara digital era sin duda la solución ya que no gastaba tanto en rollos y revelar los rollos, no tenia que esperar días par las fotos, para editar y subir las fotos al Internet no necesitaba escanearlas, y la calidad era categóricamente superior.  


Visto en Caracas, un A340 de Air France.

La canadiense Air Transat con un L-10-11.

Un 747-400 de Lufthansa en Frankfurt.

Probando mi cámara nueva.  Aquí capturé un DC-8 de Fine Air.

Tomado pocos dias antes de su triste partida, el HC-BLF de Tame.

El HC-BXO de Club VIP.

Probando mi cámara nueva, una foto del HC-BZS.  Le volé la punta del ala...

Un Tecnavia SM-92 "Finist" visto en una feria aérea en Lituania.

Un 707 de la república de Zaire.  Este era el avión presidencial del ex presidente Mobutu.  Ahora este avion es parte de un museo en Portugal y lleva los colores de TAP / Fuerza Aérea Portuguesa.

Aero Continente de Peru aterrizando.

Avianca con los colores de Alianza Summa.

Para diciembre del 2006 tuve mi primera cámara digital, una Olympus C-770 la cual la había comprado a mi hermano.  Con esa cámara ya pude perfeccionar mi técnica para llegar a los resultados de hoy.

Esta ha sido mi trayectoria en la fotografía de aviación.  Espero que les haya gustado esta nota la cual es diferente a las que están acostumbrados.  Por ahora les presento una colección de mis fotos de rollo entre 1994 hasta el 2006.  Como siempre los comentarios y o preguntas son bienvenidos.  Hasta la próxima.

Un Falcon Canadiense privado.

Cielos del Perú nos visitaba regularmente con DC-10-30F.

El HC-CDY en Septiembre del 2003.

El IL-62 de Cubana tomado tras la visita de Fidel Castro a Ecuador para el cambio de mando en el 2003.

El HC-BLV de Tame en el 2003.

El HC-BZS de Tame.

El HC-BZU de Tame llevando un adorno navideño

Saereo con su primera Embraer 120.

Le llegada a Quito del primer A320 de Tame, el HC-CDY.

A pocas semanas de la entrega del primer 737 de AeroGal, el HC-CED visto en Guayaquil.

Lan Chile con su 767 despegando.

Martinair despegando de Guayaquil por la pista 21.

Martinair con los colores anteriores.

Taca con su vuelo diario.

Un 727-100, el HK-727 de Aerosucre.

Un 747-200 de Air Plus Comet.  Este 747 transportó deportados de España.

Un 747-400 de Atlas Air aterrizando en Quito.

Otro 747-200 de Atlas Air.  Estos eran pintados blanco para volar a Irak.

Un C-17 de la Fuerza Aérea estadounidense en Frankfurt.

Un 747-400F de Cargolux despegando de Latacunga.

El HC-BRI en Latacunga.

Un ultraligero aterrizando en la pista de aeromodelismo en el Itulcachi.

Una Socata TB9 Tampico en Florencia.

Un 747-200F de Japan Airlines Cargo aproximando a Frankfurt.

Un A319 de Meridiana en Florencia.

Con la visita de Vicente Fox en el 2004 se pudo ver a su avión, un 757 de la Fuerza Aérea Mexicana.
En el 2004 era Aero Continente era una visita común en Quito.

Este 747-400F de Polar vino para rescatar a otro 747 que habia quemado sus motores al aterrizar.

Un A320 de Taca aterrizando por la 17.

Visto en Efes, Turquía, una Cessna Caravan.

Visto en Frankfurt, un MD-11 de Varig con colores de Star Alliance.

Un C-130 de la fuerza naval estadounidense en Quito.

Visto en Frankfurt, un 747-400 de Cathay Pacific con colores especiales.

El HC-BLE y el HC-CDA desde el aire.

El HC-BZS de Tame visto desde el aire.

La HC-CBC de Saereo con sus colores anteriores.

Recien llegado al Ecuador, el HC-CFC de VIP.

Un Ilyushin IL-76 en un museo en Kiev, Ukrania.

Un A319 de Meridiana en Florencia, Italia.

Un Mig 21 de la fuerza aérea polaca visto en Polonia.

Un Boeing Business Jet (737-700) privado de visita en Quito en el 2005.

Una visita rara fue Panavia de Panamá en el 2005.

La selección de fútbol Paraguaya llegó a Quito con un 707 de la Fuerza Aerea Paraguaya  para un partido de eliminatorias en el 2005.

De la Policia Nacional, el PN-112 con sus colores anteriores.

Santa Barbara nos visitó con un DC-10 en algunas ocasiones.

Un MD-83 de Andes en Buenos Aires.

Un DC-8 de Arrow Cargo.

Un 737-200 de ConViasa en Guayaquil.

Pluna volaba en ocasiones con ATR-42 a Aeroparque.

Un avistamiento exótico:  Un  IA-50 "Guaraní II", fabricado en Argentina.

Lindo atardecer en Buenos Aires.

El 757 de Pluna, conocido como "La Gran Pluna" aterrizando en Aeroparque en Buenos Aires.

2 comentarios:

Catalina Trujillo Bucheli dijo...

Wow, que buenas fotos, especialmente las de los 707.

Catalina Trujillo Bucheli dijo...

Wow, que buenas fotos. Especialmente las de los 707, y el B747 de Polar.